Lo que distingue un romance entre hombres heterosexuales de un romance entre hombres gay, es la falta de atracción sexual. Las relaciones afectivas entre personas del mismo sexo son reales y no tienen nada que ver con la orientación sexual de las personas, sino con el nivel de confianza que existe entre ellos.