El Yoga te puede ayudar a prevenir la ansiedad

Por  |  0 Comentarios

El estrés, el temor, la ansiedad…¡ si empezamos a enumerar todos los momentos de la vida en que hemos experimentado estas emociones, podemos perder la cuenta! La ansiedad ante el resultado de un examen; los nervios del día de la primera cita o del primer día de trabajo – todos hemos pasado por momentos como éstos.

El problema comienza cuando este temor se hace persistente y tan intimidante como para comenzar a interferir en nuestra vida diaria. Entonces se convierte en un problema de ansiedad, un estado de inquietud excesiva, o de temor a lo desconocido, lo cual necesita ser tratado, y es aquí donde el yoga te puede ayudar.

Es conveniente saber que el yoga por sí solo no debería ser considerado como única opción. Debería complementarse con medicación adecuada prescrita por un especialista. El medico te guiará respecto al problema y te ayudará a comprender qué tipo de ansiedad puedes tener – pánico, desorden obsesivo- compulsivo, estrés postraumático, fobia social, o ansiedad generalizada.

¿Cómo puedes saber si sufres de ansiedad?

– Te sientes inusualmente en estado de pánico o inquieto.

– Tiendes a descontrolarte, tienes pensamientos obsesivos respecto de experiencias traumáticas.

– Despiertas con pesadillas frecuentes o por estar alterado

– Tiendes a lavarte repetidamente las manos.

– Tienes problemas para dormir.

– Tus manos y pies están inusualmente sudados.

– Tienes palpitaciones frecuentes.

¿Cómo puede el yoga a ayudarte a superar la ansiedad?

La práctica regular del yoga puede ayudar a estar calmado y relajado en la vida diaria, y puede también darte fortaleza para afrontar los eventos como lleguen, sin restarle calma. La práctica del yoga idealmente incluye un paquete completo de asanas (posturas del cuerpo), pranayamas (técnicas de respiración), meditación y la antigua filosofía yoga, todo lo cual ha ayudado a recuperarse a múltiples pacientes con ansiedad, y a afrontar la vida con espíritu positivo y fortaleza. Al finalizar la sesión de posturas de yoga, descansa en la posición de Yoga Nidra para dar al cuerpo y la mente unos minutos de verdadera relajación. La técnica es saludable para exudar toxinas del cuerpo, causa primera del estrés en el sistema.

Respirar bien con pranayamas para liberar la ansiedad.

Llevando la atención a la respiración puede ayudar a liberar la mente de la invasión de pensamientos que suelen causarnos la tan temida ansiedad.

Meditar para disfrutar el regalo de una mente relajada.

La meditación puede ser una excelente técnica para relajar una mente distraída, para otorgar una sensación de calma y paz, y también para observar, con la práctica diaria, cómo funciona la mente para mantenernos alejados de cosas pequeñas, insignificantes. Puede también ayudar a no preocuparse demasiado o se ponerse ansioso por el futuro desconocido.

Quizá has escuchado hablar del “efecto adrenalina”. Este sucede cuando nos ponemos demasiado ansiosos ante un desafío potencial. Por ejemplo, mientras realizamos un paseo de aventuras. En ese momento, el nivel de adrenalina aumenta, haciendo que nuestro corazón palpite más rápidamente, tensando los músculos y provocando que nuestro cuerpo transpire más. La investigación científica ha demostrado que la práctica regular de la meditación puede ayudar significativamente al nivel de estrés hormonal.

Aplica la filosofía del yoga a tu vida; sé feliz y disfrute de cada momento.

Conocer y aplicar la sabiduría yoga en la vida diaria, la cual habla sobre principios simples pero muy profundos (yamas y niyamas), puede ser el secreto para una vida feliz y saludable. Por ejemplo, el principio Santosha (niyama) enseña el valor del contentamiento. El principio Aprigraha puede ayudarnos a sobreponernos a la codicia o al deseo de poseer más cosas, lo cual puede ser razón de estrés y de ansiedad.

Mantén tu fe y sonríe!

Hazte el propósito de sonreír cada vez más. Te aportará confianza, calma y positividad de manera instantánea. ¡Compruébalo ahora mismo!

Piensa en lo que puedes hacer por otros.

Cuando nos quedamos pegados al “mí” y “mío”, damos lugar al estrés y a la ansiedad. Nos solemos lamentar frecuentemente de lo que nos sucede. En cambio, si dirigimos nuestra atención a cómo podemos ser útiles a otras personas de nuestro alrededor, energizarnos en nosotros lo que puede proporcionarnos profunda satisfacción e inmensa alegría.

Reconocer lo efímero del mundo.

Cuando nos damos cuenta de que todo lo que nos rodea es temporal y va a cambiar, nos relajamos y nos calmamos interiormente. Aparece en nosotros un sentimiento de que “todo esto pasará y no durará para siempre” y por ello nos libera de la ansiedad. Recuerda una situación similar del pasado en la que pudiste sobreponerte a la ansiedad. Esto te llenará de formidable valor respecto de que también podrás superar la situación presente. Recuérdelo una y otra vez.

Rodéate de compañías positivas.

Mientras más tiempo pases con gente positiva, te sentirás influenciado por pensamientos similares, los cuales se reflejarán en su actitud frente a la vida. Sólo una mente positiva puede traer alegría, paz y relajación.

Licenciado en Administración de empresas y Desarrollador Web. Aunque parezca una contradicción, tecnófilo por naturaleza. Me gusta estar al tanto acerca de los avances del mundo tecnológico e internet. Soy muy curioso, proactivo, inquieto y creativo. Disfruto del cine, la musica, y de las expresiones artísticas en general.

Comentá esta nota

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *